Todos mis libros

Mas visitas a su sitio|Por Efemosse
Google El blog de Pedro Hugo García Peláez: La sucesión Divina

Páginas vistas en total

jueves, 25 de agosto de 2016

La sucesión Divina

Era una calurosa mañana de verano, los chiquillos andaban descontrolados ya que les quedaba poco para ir al colegio.
Hablé con María Luisa era una amiga de la facultad, ella ni se planteaba no seguir adquiriendo conocimientos. Era Física y Matemática yo sólo era físico ya que pensaba que las matemáticas eran a la física como las masturbación al sexo. Hable con ella sobre el número áureo y en seguida me puso mala cara, a ella no le gustaba el número áureo dada la mala fama que tenía dicho número, sobre propiedades que le atribuían sin sentido, como ser la razón divina.. Esto para una agnóstica ya era un problema y más habladurías como decir que estaba en las Pirámides Egipcias.

Yo le dije ¿Y qué problema hay? en eso estoy totalmente de acuerdo le dije. Yo lo que persigo es su relación matemática , ella siempre me había apoyado en mis anteriores proyectos y quedó convencida de mi próximo estudio.

Me dedique a meter fracciones en la ecuación del efecto Doppler ya que me defendía en relatividad especial si, aplicábamos fracciones de velocidad relativa en la ecuación del Sr. Doppler equivalentes a 0.6180033 obteníamos frecuencias que eran el cuadrado del número áureo partido por el inverso del número áureo, osea era dividir el cuadrado del número áureo entre su inverso que da un valor de 4.2358

Cómo no se le había ocurrido esto a alguien antes pensó; si lo queréis ver de otra manera ese número es el número áureo al cubo.

Decidió integrar una función entre esos valores osea entre 0 , phi , su inverso, su cuadrado y su cubo.

La función elegida era x-1.618 ya que forma un triángulo cuadrado cuyos dos catetos miden ambos 1.61803398874988 esa función también forma otro triángulo sobre la parte positiva de x

4.2358 – 1.6180 = 2.618

Y el otro cateto que era la función evaluada en 4.2358 era también (4.2358– 1.6180 = 2.618)
En seguida se dio cuenta de la importancia de ese número.

El área de los dos triángulos estaban en la proporción áurea.


Entonces se le encendió una luz y se dio cuenta que había encontrado la sucesión divina y la escribió en un papel.








Reservados todos los derechos. No se permite la reproducción total o parcial de esta obra, ni su incorporación a un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio (electrónico, mecánico, fotocopia, grabación u otros) sin autorización previa y por escrito de los titulares del copyright. La infracción de dichos derechos puede constituir un delito contra la propiedad intelectual.




© Pedro Hugo García Peláez, 2016



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada